Tu cuerpo llega, hasta donde tu mente se lo permita

закат

Sales. En el horizonte a penas se perciben sombras, visiones y mucha soledad, una barcaza cargada de silencio. Respiras profundo y es como si consumieras la totalidad del mundo en cada inspiración. No has pasado de una hora a la siguiente y ya tu mente comienza a inventar obstáculos para que un pie no se adelante al otro. La posibilidad de un dolor te duele antes en un pensamiento que se cruza rapidísimo por tu mente. Y luego, esa visión de lo que te traerá el paisaje, ese salto que hace tu imaginación al futuro te hace pensar en cuánto te falta por llegar, en todas esas piedras que aún no pisas y ese barro que aún no te ensucia.

La mente tiene sus trucos para hacerte volver atrás, para detenerte, para hacerte infeliz y no se harta de decirte que el camino es mucho para ti y recordarte la fragilidad de esos pies que alguna vez alguien criticó. La mente jode, carajo. Es mucho peor que cualquier perro rabioso que se cruza o cualquier ventisca que no rompe ni una brizna de palma. La mente es una parte más del camino que hay que pisar. Pisarla para impulsarte, para verte en la meta que es donde está tu verdadera medida, tu auténtica estatura, tu único yo.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s