El corredor que juegue el loto morirá antes de los 50

Sport. Runner.

Un grupo de corredores se aproximó a la cima y esperaba con ansias la llegada de Zaratustra. Mientras unos miraban sus relojes y otros hacían flexiones para mantenerse calientes, apareció de atrás no Zaratustra, sino Nietzsche, el hombre de cuya mente brotó. Bajaba con sus zapatillas de corredor y toda la vestimenta propia de un atleta. Lo diferenciaba de cualquier otro de los presentes, el bigote y la mirada perruna. Se sentó y no dijo ni media palabra durante más de un minuto. El silencio se hizo tenso. En eso, a uno de los corredores, que hasta entonces jugaba con un ticket de loto entre los dedos, se le cayó el pequeño trozo de papel y Nietzsche lo vio. Detrás del bigote pareció sonreír y, justo de allí, de esa mata espesa de pelo, brotó su voz de ultratumba.

– Ludopatía, lo llaman en psicología a ese fulgor que se despierta en el pecho cuando lanzamos los dados a la mesa esperando que, de las muchas posibles formaciones numéricas, la suerte nos regale un cuatro. Y dije la “suerte” –Nietzsche dibujó comillas con los dedos-. En otros tiempos a eso se le llamó fortuna, por la diosa del mismo nombre, un ser caprichoso que quitaba y daba por antojo. Esa tal Fortuna, entre la gente pensante, no tenía buena fama. Decía Séneca, por ejemplo, que el hombre que le enciende sus velas a la fortuna se degrada, se vuelve bestia.

“En el extremo opuesto al juego de la fortuna está el esfuerzo. En el esfuerzo no hay altar, no se encienden cirios, usted tiene que sudar. Es el camino de los pocos, de los que están convencidos de que llega el que da pequeños pasos, y en cada paso se hace más fuerte.

“A ambos, al que tiene una meta dividida en pequeños desafíos, y al que le hace guiños a la fortuna, los vemos corriendo por ahí. El que se esfuerza lo encontramos casi a diario dejando tierra detrás. Al otro lo vemos sudar de vez en cuando, soñando con tener buena suerte el día de la carrera, rogándole a su diosa clemencia para no quedar deshidratado o lesionado en el kilómetro tal.

“Jugar la loto, a las cartas o a los caballos, estropea la psique del hombre, lo hace adicto al punchón de la adrenalina; lo debilita; lo hace confiar en el milagro de la suerte y no en el del “proceso” que lo hace fuerte –volvió a dibujar comillas al decir “proceso”-. Por eso, correr y apostar; apostar y vivir, son asuntos incompatibles si se quiere tocar los talones de los seres humanos que han alcanzado grandeza en el mundo.

“Algunos dirán, ajá, muy bien pero, ¿y si me lo saco? ¿Y si gano el maratón? Es verdad, puede ser. Empero, mientras tanto, al 99.99% de los que se arrodillan ante Fortuna le espera morir temprano, a los 50 y, no por correr, morirán de algo más doloroso, morirán de una gran decepción.

Nietzsche terminó su discurso, se puso de pie y volvió corriendo al lugar de donde salió. Los corredores, atónitos aún, le dieron la espalda al vacío de Nietzsche. Se juraron en el camino nunca más volver a aquel lugar para escuchar semejantes banalidades. Mientras bajaban la cuesta, muchos lo hacían agarrando el número que habían jugado temprano, porque era sábado, y el sorteo prometía más de cien millones.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s