El dopaje dominicano

Runner athlete running on forest trail

– Aquí la gente se mete de ´tó.

No era la primera vez que escuchaba esta afirmación, sólo que esta vez lo decía una doctora con mucha experiencia. Incluso trajo a colación el caso de un deportista conocido por los que estábamos allí presentes, que recurría al uso de sustancias prohibidas en el mundo de los deportes con el fin de mejorar su rendimiento.

El clembutemol fue uno de las drogas mencionadas por la doctora cuando alguien le pidió que dijera el nombre de alguna sustancia que se usara con regularidad. Al averiguar más adelante en qué consiste este medicamento me entero de que es un broncodilatador, un medicamento recetado a pacientes que sufren de asma o enfermedades respiratorias similares, que fue utilizado entre los años ochenta y noventa de manera oculta, que fue prohibido su consumo en deportistas y que comenzó a ser regulado, incluso en nuestro país. El clembutemol tiene numerosos usos, tanto legales como ilegales. Si usted es corredor, nadador o ciclista, usted probablemente sienta que vuela, porque su metabolismo se acelerará y sus pulmones y sus arterias se abrirán como globos soplados con helio. Usted podrá nadar, correr o montar pero, como sucede con los mismos globos, tanto el corazón como cualquier otra parte de su sistema circulatorio podrá reventar.

Recientemente los rusos fueron encontrados culpables por tener organizado todo un sistema con el que engañaban a los organizadores de los eventos de atletismo. Algo parecido pasó hace unos años entre los ciclistas de alto nivel. Ninguna disciplina se salva de aquellos que desean ganar a toda costa. Pongo estos ejemplos para que se entienda de inmediato que el problema no es nuestro por ser dominicanos, el asunto tiene raíces humanas mucho más profundas y universales, por lo que debiéramos copiar lo que se está haciendo en otros lugares del mundo: invertir todo cuanto se pueda para mejorar los instrumentos de detección de los infractores. De más de diez eventos en los que participé el año pasado, en ninguno vi que se evaluara a nadie, ni siquiera a los ganadores, lo que costaría relativamente poco. En verdad nos falta mucho. Comencemos a dar pequeños pasos para evitar que los tramposos se lleven los títulos que los honestos debieron merecer.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s